admin 26 enero, 2019

Partiendo desde el punto de que el emprendimiento es una cuestión de actitud y aptitud, sabemos que es posible llevar cualquier idea de nuestra mente, a un exitoso negocio que tiene como base fundamental la pasión por lo que hacemos.

De todo el abanico de oportunidades que se presentan, podemos tomar una y convertirla en el punto de partida de nuestras metas, la cual con disciplina, constancia y perseverancia va a ser la firme base del camino hacia la consolidación de nuestros sueños.

El camino no es fácil, sin embargo, tampoco es imposible. Es por ello que puede considerar las siguientes etapas o pasos por los que una idea debería transitar, para convertirse en un éxito tangible.

Evalúa el mercado

Es necesario saber las necesidades del público hacia quien va dirigido nuestro producto, indiferentemente de cual sea su especialidad: técnico, mecánico, cerrajero, artesano, entre muchas otras, en todos los campos existe la oportunidad.

Al hacernos de un estudio de mercado podemos saber cuál es exactamente el requerimiento de los clientes potenciales y conocer las debilidades de los competidores, para ocupar esos espacios de oportunidad.

Saber cuál es la demanda, solucionar necesidades, facilitar la vida del público a quienes nos dirigimos, estos son algunos de los retos que debemos plantearnos y sumarle nuestro valor agregado que nos hará distinguirnos entre nuestros competidores.

Registra tu idea

La importancia de registrar nuestra idea, nuestro sueño, es ir dándole forma a lo que queremos, convirtiéndose así en el acta de nacimiento de nuestro proyecto.

Puede ser un poco tedioso el papeleo, pero le va dando personalidad y posición de nuestra empresa, no dudar de estos pasos que con disciplina y empeño nos va posicionando dentro del mercado al cual vamos a ingresar.

Encuentra orientación de los expertos

Estar abierto siempre a aprender es fundamental a lo largo de nuestras vidas, nunca debemos cerrar las puertas a las nuevas oportunidades de conocimiento.

La experiencia de otras personas nos puede nutrir de conocimiento, evaluar si vamos avanzando hacia la dirección correcta, mejoramos nuestras ideas, optimizamos recursos y damos pasos acertados.

Inicia tu empresa

Para iniciar nuestra empresa debes tener en cuenta que se deben hacer sacrificios, estudiar las posibilidades de éxito, tener un buen plan de negocio, organización, pero sobre todo es necesario hacer lo que amas, mantener una actitud positiva.

Debemos tener confianza en lo que hacemos y hacia donde vamos, ya estamos en el camino comenzamos a avanzar, es el mejor momento para revisar todos los pasos del proceso mientras crecemos y hacer los ajustes necesarios.

Ya con el rumbo marcado debemos estar preparados para el momento en que comiencen a tocar  nuestras puertas, visualizar esto nos enfoca a mantener la visión de nuestro proyecto.

Comienza a dar a conocer tu marca

Ya es hora de darnos a conocer,  debemos ubicar herramientas que permitan hacernos visibles en el mercado, destacar nuestras fortalezas, la utilización de herramientas como marketing, publicidad en redes sociales, procurar algo que te distinga de entre las marcas existentes en el mercado.

Usar métodos que te hagan quedar en la memoria del público al cual queremos llamar la atención, hay distintas formas de hacerse ver lo importante es que llegamos para quedarnos.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *